Cantares del Mio CID

El Cantar del Mío Cid es una obra anónima, copiada en manuscrito de una copia de Per Abbat en el siglo XIV y que hasta el día de hoy, se encuentra en la Biblioteca Nacional de Madrid esta única copia, sin incluir la primera hoja y dos hojas más del interior. Fue escrita de manera manuscrita en 3.730 versos, entre finales de los siglos XII y principio del siglo XII. De acuerdo a investigación, en 1207 ya estaba concluida.

Se conoce que fue Per Abbat quien realizó la adaptación, por los indicios recogidos sobre las motivaciones ideológicas, cultura y organización institucional. Sin embargo, hay muchas dudas en cuanto al lugar donde se copió la obra. Unos investigadores se inclinan por Burgos, específicamente en la zona de Medinaceli, actual provincia de Soria y otros consideran que fue en la zona fronteriza entre Alandalús y Castilla.

En cuanto a los escritores originales, el profesor Menéndez Pidal realizó una exhaustiva investigación basada en los dialectos en los que se escribió la obra y en la forma de composición de los cantares, llegando a la conclusión que fue desarrollada por dos poetas: San Esteban de Gormaz de corte más histórico, y Medinaceli más alejado de los hechos históricos donde se desenvuelve el Cid, y que se encargó de los poemas libres. Sin embargo, otras investigaciones se inclinan por dar la autoría a un único escrito y afirman que fue escrita en el siglo XIII.

Cantares del Mio CID

Tema de la obra

En primer lugar debe decirse que la obra es literaria y no un documento histórico, ya que a pesar que se basa en la vida real de Rodrigo Díaz de Vivar, la trama presenta episodios que carecen de fundamentos históricos. Cabe mencionar la narración de los acontecimientos desarrollados en los matrimonios de las hijas del protagonista, tras la conquista de Valencia. En todo momento, el héroe Rodrigo Díaz de Vivar es el centro alrededor del cual se describen los acontecimientos.

Cantares del Mio CID

Estructura y trama

La obra está dividida en tres cantares. A continuación se desglosan y se describe los argumentos de cada uno de ellos:

  • Cantar del destierro. El rey destierra a El Cid y llega a Burgos. Una vez allí, tiene problemas para conseguir asilo, ya que los habitantes tienen temor de que tomen represalias contra ello. Igualmente, su sobrino Antolínez engaña a unos judíos llamados Vidas y Raquel, con el fin de obtener dinero para pagarle a sus soldados. Llega a Cardeña y allí se despide de su familia (su esposa Jimena y sus hijas Elvira y Sol). Mediante un sueño, el arcángel Gabriel le dice que va a tener muchas victorias. Así pues, consigue una gran victoria ante los moros y con lo recogido envía presentes al rey de Castilla, esperando su perdón y volviendo a tener ante él, su confianza. Luego, ataca Huesca y tiene una nueva victoria ante los moros, teniendo la colaboración del conde de Barcelona.
  • Cantar de bodas. En este relato, el Cid envía nuevos regalos al rey de Castilla, debido a la conquista de Valencia y el rey permite que se reúna nuevamente con su esposa e hijas. Posteriormente, el Cid derrota al rey de Marruecos, quien había tomado Valencia. Nuevamente, envía regalos al rey. Por medio de la intervención del rey, los infantes de Carrión piden a El Cid la mano de sus hijas y durante las bodas el rey lo perdona públicamente y en la mayor solemnidad.
  • Cantar de afrenta de Corpes. Este último cantar tiene como protagonistas a las hijas de El Cid y sus esposos, los infantes de Carrión. Se muestran los infantes como unos seres llenos de cobardía y despiadados con las hijas del Cid. Se muestra la retirada de los infantes con sus esposas a Carrión, tras mostrarse cobardes ante las batallas en León. Al llegar al robledal de Corpes, los infantes maltratan a sus mujeres y las azotan, abandonándolas luego de pensar que están muertas. El Cid indignado recurre a la ayuda del rey, quién envía sus hombres y durante un duelo, los infantes mueren. La historia termina en este cantar y en la obra completa, cuando los infantes de Navarra y Aragón piden a las hijas del Cid en matrimonio.

Cantares del Mio CID

Estilo

La obra está basada en la tradición oral y muchos investigadores la vinculan con los cantares de gesta (épica que cuanta las hazañas de un héroe en la era medieval), tomando como prueba el tipo de métrica que utiliza: Uso de versos de medida variable, separados en dos hemistiquios, que van desde cuatro a once sílabas. Los versos tienen una temática común, con una misma rima asonante.

Igualmente tiene algunos rasgos característicos del mester de juglaría; que se caracterizaban por narrar de manera oral poesías en la Edad Media, eran de carácter popular y narradas por juglares (artistas ambulantes de la época). Algunos de los rasgos que hacen que los Cantares del Mío Cid sean considerados un mester de juglaría, son los siguientes:

  • Uso de epítetos épicos. Esto permite dar a los personajes grandes cualidades. Es utilizado por los juglares.
  • Cambios frecuentes de estilo narrativo. Se cambia de tercera persona al diálogo con facilidad, esto le da a la obra una atmósfera llena de dramatismo.
  • Expresiones orales, muy expresivas dirigidas a los oyentes, de acuerdo a las características orales de los cantares de gesta.

Cantares del Mio CID

Tipos de contenidos

En los Cantares del Mío se diferencias varios niveles de contenidos. A continuación, se explican:

  • Nivel Político: Los contrincantes del Cid son leoneses y se describe el enfrentamiento entre los caballeros de Castilla y el rey leones.
  • Nivel Individual: Se muestra la lucha del Cid por recuperar su honra y se convierte en un héroe épico.
  • Nivel socioeconómico: Representan ideales de justicia y movimientos sociales de los juglares y los oyentes.

Comenta esta entrada